Álava suma tres años con un crecimiento vegetativo negativo pero con mejores datos que el resto del país

Por tercer año consecutivo Álava ha tenido un crecimiento vegetativo en negativo. Son datos que están en consonancia con los que se han dado a nivel nacional, si bien en el caso del último año computado, el 2020, se ha visto agravado por la situación de pandemia. Los datos son negativos en la mayor parte del país, pero en el caso de Álava el dato es ligeramente mejor que en el resto del país.

Álava suma tres años con un crecimiento vegetativo negativo

El crecimiento vegetativo o natural de la población es la diferencia entre el número de nacidos y el número de fallecidos en un lugar durante un año. Para poder hacer comparaciones territoriales se suele expresar en valores porcentuales por 1.000 unidades población. Para que el crecimiento vegetativo represente el aumento o disminución total de la población habría que tener en cuenta otros aspectos, principalmente los movimiento migratorios.

Así, que el crecimiento vegetativo haya sido negativo supone que ha habido más fallecidos que nacimientos en ese año. En el caso de Álava se situó en -2,63 en 2020. Esto supone que por cada 1.000 habitantes, hubo 2,63 más fallecidos que las personas que nacieron.

En el caso de Álava, el crecimiento vegetativo presenta mejores datos que a nivel nacional. En entre otras causas aparece la mejor tasa global de fecundidad. Y es que en al provincia alavesa nacen 34 niños por cada 1.000 mujeres, una cifra que a nivel nacional se sitúa en 32.

Los datos son negativos en la mayor parte del país, pero en el caso de Álava el dato es ligeramente mejor que en el resto del país

En cuanto a los fallecimientos, también es significativo comprobar cómo en años de pandemia, hay determinadas variables que se consideran positivas pero que pueden, de forma puntual, suponer un factor negativo en cuando al crecimiento vegetativo. Así, por ejemplo, la esperanza de vida es muy alta en España, por encima de la media de al Unión Europea. Esto explica en parte que haya habido un mayor número de fallecidos por la pandemia que en otros países, puesto que la edad se ha mostrado como un factor determinante en el desarrollo de la enfermedad. Así, una variable que en otras circunstancias sería positivo para el crecimiento vegetativo, ahora resulta que es negativo.

A nivel regional, el crecimiento vegetativo fue negativo en 2020 en toda las Comunidades Autónomas españolas salvo en Murcia, Baleares, Ceuta y Melilla. En términos absolutos, la región donde más grande fue la diferencia entre los nacimientos y los fallecimientos fue Castilla y León, con más de 22.000 personas.

+info


General Inmobiliaria, otra forma de ver las c@sas