Algunos consejos para conciliar un buen sueño

Dormir bien es una de las cosas más importantes en la vida, pero cada día hay más personas a las que les cuesta conciliar el sueño lo suficiente como para tener mente y cuerpo en perfecto estado. Y es que el insomnio es uno de los males modernos y es muy peligroso ya que puede llegar a aumentar el riesgo de padecer desde alzhéimer hasta enfermedades del corazón.

Debido al ritmo de vida tan agitado que llevamos, se calcula que una de cada tres personas padece algún trastorno del sueño. Las personas necesitamos unas 8 horas de sueño continuo para poder funcionar bien al día siguiente. Estos consejos te permitirán dormir de una forma más rápida y combatir el insomnio.

Toma nota de estos consejos para conciliar el sueño

Hacer ejercicio cada día nos aporta varios beneficios a la hora de conciliar el sueño. Al estar cansado nos dormimos antes, más profundamente y nos despertamos con menos frecuencia. Eso sí, evita hacer ejercicio después de las 7 de la tarde.

La cama es sólo para dormir y para el sexo. Evita hacer actividades como ver la tele tumbado en ella o ver el correo y jugar con el móvil o tablet.

Para dormir bien los horarios y la rutina son necesarios. Vete a la cama cada día a la misma hora, así entrenarás a tu cuerpo, te dormirás más rápido y te levantarás mejor.

El tabaco es enemigo de la salud, y también del descanso. La nicotina hace un efecto en nuestro organismo que dificulte quedarte dormido con facilidad.

El dormitorio debe ser tranquilo y silencioso. El móvil se queda fuera y la habitación debe estar ordenada, que no entre la luz y que sea relativamente fresca.

Evita las bebidas con cafeína. Esta sustancia dificulta que duermas por la noche y además al ser bebida hará que tengas que levantarte por la noche a mear.

Evita los somníferos y las pastillas para dormir. Siempre consulta con un especialista y tómalas  durante un periodo de tiempo corto.

Ni tabaco, ni alcohol, ni cafeína, ni somníferos

El alcohol deprime el sistema nervioso, lo que ayuda a quedarse dormido, pero el efecto desaparece a las pocas horas, lo que provoca que te despiertas varias veces, además de aumentar problemas respiratorios.

Las siestas son beneficiosas, pero no deben pasar nunca los 20 minutos. Si son más largas, por la noche no pegarás ojo.

Si no consigues dormirte, levántate. Dar vueltas en la cama sin dormirte quiere decir que no estás relajado. Levántate, lee un poco y vuelve a la cama.

Los baños calientes son buenos para relajarse ya que dilatan los vasos sanguíneos, baja el tono muscular, se distienden las articulaciones y nos induce a un estado de relajación.

La temperatura idónea para dormir está en torno a los 21ºC. Por encima de esta temperatura será complicado dormir bien.

 

También te puede interesar: Algunas técnicas de relajación que puedes hacer en tu casa.