8 de marzo día Internacional de las Mujeres Trabajadoras

Este domingo 8 de Marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer Trabajadora,  conmemorando la lucha de las mujeres por su participación dentro de la sociedad, en pie de emancipación de la mujer y en su desarrollo íntegro como persona. En General Inmobiliaria somos una plantilla formada en su mayoría por mujeres y queremos hacer un homenaje a todas ellas.

A continuación os dejamos la historia de 3 mujeres que lucharon por la igualdad de género en nuestro país. Hay muchas más pero hemos elegido las que nos han parecido las más relevantes.

Mujeres que lucharon por la igualdad en nuestro país


Mujeres luchadoras – Concepción Arenal

Nació en 1820 en Ferrol, La Coruña. Su padre fue un militar liberal que se opuso a la monarquía de Fernando VII, por ello fue encarcelado y murió cuando ella tenia 8 años. Entonces entró en la “escuela para señoritas” y después sus inquietudes intelectuales le llevaron a estudiar Derecho en la Universidad de Madrid. Para ello tuvo que vestir de hombre ya que el acceso a la Universidad estaba prohibido a las mujeres.

También escribía en el periódico La Iberia con la firma de su marido. Cuando este murió ella siguió escribiendo, pero sin firma y reduciendo su salario a la mitad.


Mujeres luchadoras – Clara Campoamor

Nació en Madríd en 1988, fundó la Unión Republicana Femenina y fue una de las más importantes impulsoras del sufragio femenino. Se licenció en Derecho en solo 2 años y fue la segunda mujer en la historia de España en ser miembro del Colegio de Abogados, tras Victoria Kent.

En 1931 fue elegida diputada del Partido Radical en la II República y defendió a ultranza el derecho a voto de la mujer, la no discriminación por cuestión de sexo y la igualdad jurídica entre hijos dentro y fuera del matrimonio. Es considerada como la mujer que consiguió el voto femenino en 1933.


Mujeres luchadoras – Emilia Pardo Bazán

Escritora gallega nacida en La Coruña en 1851. Cuando tenía 25 años se dio a conocer con la publicación de Estudio Crítico de las obras del Padre Feijoo. En toda su obra se deja explica que para mejorar la posición de la mujer, hay que educarla. Denuncia la doble moral entre hombre y mujeres donde la mujer siempre sale perjudicada. Intentó entrar dos veces en la Real Academia, pero denegaron su acceso ya que “no era un lugar para mujeres”.