Si me separo ¿qué pasa con el préstamo?

La mayoría de las parejas piden préstamo conjunto para conseguir mejores condiciones con la entidad bancaria, pero si se separa ¿qué pasa con el préstamo?. En ocasiones las relaciones se rompen pero las deudas siguen.

Aunque una pareja se separe, para la entidad financiera sigues casado, así que los dos deben seguir pagando rigurosamente las cuotas del préstamo. si se puede cancelar las deudas con el banco, el problema esta solucionado, pero en la mayoría de casos es imposible.

Si me separo ¿qué pasa con el préstamo?

Existen varias opciones:

Lo más fácil y más habitual es crear una cuenta común destinada al préstamo. Cada mes las dos partes ingresan la cuota correspondiente. El problema viene cuando una de las dos partes no paga. Entonces el banco podría exigirle a la otra parte las dos cuotas.

Otra opción es hacer un cambio de titularidad del préstamo o extinción de condominio. Se requieren mas trámites y comisiones, aunque tiene menor carga fiscal comparado con una compraventa y el banco tendría que valorar si la persona que va a hacer frente las cuotas tiene suficiente nivel económico.

También puede hacerse una dación en pago, que en ocasiones es la mejor opción, pero es poco probable que el banco la contemple. Consiste en cancelar la hipoteca a cambio de devolver a la entidad financiera la vivienda para la cual fue concedido el préstamo.

Sentencia firme:

Si se tienen hijos, por sentencia firme si se puede acordar que el progenitor que se haga cargo de los hijos haga uso de la vivienda, independientemente que la vivienda fuera de ambos o del otro. En este caso no habría cambios en la hipoteca ni en la propiedad.


General Inmobiliaria, otra forma de ver las c@sas